Gilberto de Jesús Lozano González

Cargando imagen...

Lugares relacionados:
Monterrey, Nuevo León, México

Enlaces externos:
Canal en YouTube

Opinión de este medio acerca de Gilberto Lozano:
Aunque la intención de Gilberto Lozano de querer acabar con los políticos haya sido buena desde un inicio, con el paso de los años Gilberto se ha ido convenciendo de que es una tarea humanamente imposible de realizar debido al borreguismo, ignorancia, conformismo y sometimiento de la gente. Esto ha motivado que Gilberto haya decidido emprender la tarea de "corregir" y evaluar a los políticos de turno adoctrinando a la gente para que "ejerzan" su derecho a remover a sus gobernantes si su "trabajo" no les convence.

Gilberto difunde la idea de que hay que quitar a los malos gobernantes de turno para poner a otros en su lugar a través del voto; o lo que es lo mismo: - "Hay que quitar a un pendejo, para poner a otro". Como si en México o en cualquier otro país existiera la democracia o sirviera para algo. Por un lado te dice: -"Conviértete en un león ciudadano, en un mandante constitucional"-, pero por otro lado le pide a la ciudadanía que se someta a las leyes constitucionales y a las instituciones, que de antemano sabemos, son malas, corruptas y fueron creadas por la francmasonería y están al servicio de la élite global. Una prueba de esto es la gran cantidad de amparos, demandas y recursos legales a los que recurre a través de su movimientos (CONACI, FRENA, etc.) confiando todavía en las instituciones nacionales e internacionales. Su intención tal vez sea buena, pero su ingenuidad al confiar en la gente que lo sigue y en las instituciones del sistema al servicio del NOM es aún mayor.

Últimamente se ha dado a la tarea de buscar la renuncia del retrasado mental de Andrés Manuel López Obrador como presidente de México a través del movimiento FRENA (Frente Nacional Anti-AMLO); un movimiento que parece influenciado, patrocinado y manipulado secretamente por el PAN (Partido Acción Nacional). Si esta información resulta verídica, quiere decir que Gilberto sería un activista palero más, como tantos que hay por allí, y quedaría al mismo nivel de José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña, Ángel Verdugo, Yudiel Flores Tovar y José Lapiz, por mencionar sólo algunos.

Tal parece que a Gilberto no le ha quedado claro que los políticos y las instituciones deben desaparecer para siempre. Que no los necesitamos y que todo mundo estaría mejor sin ellos. México no necesita un presidente, ni gobernadores, ni alcaldes, diputados, regidores, ni delegados. Pero el adoctrinamiento social ha sido tan fuerte que la sola idea de desaparecer a los políticos a mucha gente le aterra.