Élite mundial

La élite o elite mundial es un selecto y reducido grupo de personas y entidades multimillonarias que controlan los bancos, los gobiernos, la salud, la política y las economías de todo el mundo a través de distintos sistemas como el capitalismo, el socialismo, las dictaduras y las monarquías. Para esto utilizan organizaciones internacionales como son la ONU, la OMS, la UNICEF, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y muchas otras organizaciones satélites o "de fachada".

Son dueños de las grandes corporaciones, firmas y empresas comerciales internacionales, incluyendo a todas las compañías farmacéuticas. Poseen y administran a las universidades más prestigiosas del mundo; así como museos, fundaciones y organizaciones "filantrópicas". Su poder e influencia es tan grande que controlan a los grandes medios de comunicación (televisoras, periódicos, agencias de noticias, empresas de internet y redes sociales, etc.)

Ni siquiera el mundo del arte, el ocio y el entretenimiento son ajenos a su influencia, ya que sus herramientas preferidas para manipular a los seres humanos son el dinero, el poder y la fama.

Se han infiltrado en todas las religiones del mundo, incluyendo aquellas que se dicen cristianas; y específicamente en la Iglesia Católica a través del protestantismo y de la masonería. Se calcula que estos infiltrados tomaron el poder completo de la iglesia católica al menos desde la época del Concilio Vaticano II.

Se piensa que esta élite está formada por varias familias de gran poder económico (Rockefeller, Rothschild, Morgan, etc.), al parecer de origen judío y de ideología sionista. En realidad, es muy difícil y complejo rastrear su influencia y actividad porque no son personajes públicos y trabajan desde el anonimato. Aún así, lo que delata a todos estos personajes no es su apellido solamente, sino su actividad: - "Por sus frutos los conocereís". (Mateo 7:15-20 Sagradas Escrituras)

También pertenecen a esta élite, aunque en un nivel inferior de la pirámide, los prestanombres o testaferros, que vienen a ser junto con los políticos y gobernantes la parte visible de la élite. Son los famosos y reconocidos magnates y multimillonarios como Bill Gates, Jeff Bezos, Warren Buffett, Mark Zuckerberg, Elon Musk, Amancio Ortega, Carlos Slim, Larry Page, etc.

Sus fortunas, que un día aumentan en miles de millones de dólares y al día siguiente se pueden desmoronar a la mitad de su valor, son sólo números en un ordenador. El poder económico real de sus fortunas no solo está basado en la confianza de la gente (dinero fiduciario y acciones), sino que depende directamente del valor que les asignan los que están más arriba en la pirámide.

Tomando en cuenta su nefasta influencia global, sus conductas depredadoras y esclavizantes hacia la humanidad, y los ataques que han emprendido hacia el cristianismo durante varios siglos, algunos historiadores, teólogos y expertos han llegado a la conclusión que esta élite podría estar controlada por seres humanos "especiales" o de otra naturaleza.

Entrando en el campo de lo religioso y lo espiritual, hay quienes afirman que las familias que componen la élite mundial provienen o rinden culto a una "raza superior" de seres (llamados a veces reptilianos); que bien podrían ser el resultado de una manipulación genética, o provenir de la "hibridación" (unión sexual entre mujeres de la raza humana con ángeles caídos o demonios), como la que se dió en los tiempos del personaje bíblico Noé y a cuyos descendientes de esta unión se les llamó Nefilim (gigantes o vigilantes) y que fueron quienes transmitieron muchos de sus conocimientos a la humanidad. A estos seres se les atribuye la construcción de las pirámides de Egipto y de otras obras arquitectónicas de la antigüedad.

Sean quienes sean, es un hecho que la élite mundial trabaja directamente para los demonios (seres espirituales de maldad o ángeles caídos), quienes a su vez están comandados por Satanás. Esta élite sería la encargada de llevar a cabo el establecimiento de un sistema de esclavitud moderna o de control social al que se le conoce como Nuevo Orden Mundial.

Este "Nuevo Orden" (que de nuevo ya no tiene nada, porque lleva implementándose en todas las culturas y civilizaciones desde hace siglos), ha tenido entre sus objetivos principales controlar no sólo la vida y las economías de todo el mundo, sino que ha trabajado incansablemente en alejar a los seres humanos de Dios, arrastrando la mayor cantidad posible de ellos a los infiernos.

Entre los males que llevan la firma de esta élite masónica se encuentran:

  • La política (partidos políticos, democracias, dictaduras, etc.)
  • El comunismo.
  • El aborto.
  • La eutanasia.
  • La ideología de género.
  • Las uniones homosexuales.
  • La pornografía.
  • La legalización de las drogas.
  • La implementación del horario de verano.
  • El consumismo.
  • El Concilio Vaticano II en la Iglesia Católica.
  • La implementación del "arte" satánico en el Vaticano (Aula Pablo VI, Monumento al Padre Pio de Pericle Fazzini, etc.).
  • La creación del dinero fiduciario y la posterior eliminación del dinero en efectivo.
  • El control de los medios de comunicación y de las redes sociales.
  • El espionaje, rastreo y monitoreo de los habitantes a través del reconocimiento facial, los teléfonos celulares y otros dispositivos electrónicos.
  • Falsas pandemias (como el COVID-19, la influenza AH1N1, la gripe aviar, la enfermedad de las vacas locas, etc.) y distractores sociales como, en el caso de México, el "Chupacabras", el "Agua de Tlacote", los "XV de Rubí" (Quince años de Rubí), entre otros.

No se debe confundir a la élite con las sociedades secretas, ya que aunque trabajan para el mismo "ser supremo", como ellos le llaman a Satanás (representado por el ojo en la punta de la pirámide masónica illuminati), la élite se caracteriza por trabajar de manera completamente anónima y desde las sombras; mientras que las sociedades secretas están compuestas exclusivamente por seres humanos.

Son muy conocidos los casos de celebridades, estrellas y famosos que pertenecen al menos a una secta o sociedad secreta. De hecho, actualmente es muy difícil triunfar en el ambiente artístico si no se tiene el apoyo de la élite. Esto implica que algunos actores y cantantes, para llegar a tener éxito en sus carreras, tengan que trabajar para la élite obedeciendo las órdenes que ésta les dicta. Es por ello que muchos cantantes, a pesar de no tener una pizca de talento, llegan a ser muy famosos mundialmente y a ganar muchísimo dinero, sobretodo protagonizando escándalos o utilizando gestos y simbología en medios de comunicación y redes sociales.

Dios, antes de crear al hombre, creó a los ángeles, y los dotó de cualidades y talentos especiales acordes con su naturaleza angélica. Entre los poderes que conservan los demonios, incluso después de haber sido sometidos a la prueba que Dios les puso, están los siguientes: tentar (inducir al hombre a pecar), influir, infestar, poseer, hacerse visibles, manipular la materia, transformarse, etc., además de que poseen un grado muy alto de conocimiento y comprenden todas las lenguas e idiomas en los que se les hable, incluso lenguas muertas o muy antiguas.

Como lo confirman las Sagradas Escrituras, los demonios o ángeles caídos existen y llevan trabajando muchísimo tiempo desde antes de la creación del hombre. Pero a partir de la creación del ser humano, los demonios han puesto especial empeño en querer destruir la obra de Dios y se han propuesto llevar a la humanidad al infierno. Los demonios odian al ser humano tanto como odian a Dios, pero saben que contra el Creador nada pueden hacer, ya que en el fondo ellos mismos conocen su condición de creatura y se dan cuenta que su poder es limitado.

Pero contra quien sí pueden emprender acción los demonios es contra los seres humanos, hasta el punto que Dios se los permite. Sabemos que esto sucede porque Dios se vale de ellos para obtener un bien mayor para el ser humano. Aún sabiendo ésto, es tanto el odio de los demonios hacia la humanidad que continúan trabajando en su empeño por apartar a los hombres de su Creador.

A medida que se acerca el fin de los tiempos, los demonios junto con la élite que gobierna al mundo entero se han propuesto implementar el Nuevo Orden Mundial, que no es otra cosa que un sistema de control establecido para controlar y esclavizar a los seres humanos a través del dinero y de otras herramientas (medios de comunicación, modas, fama, poder, riquezas, etc.)

Entre los objetivos (agenda) de la élite se encuentran:

  • Hacerle creer a la sociedad que las leyes y las instituciones (gobierno, sistema, fuerzas armadas, etc.) son necesarias, y que deben ser respetadas y obedecidas por todos, con el argumento de que han sido establecidas para nuestro bien.
  • El empoderamiento de la mujer a través del feminismo.
  • La promoción del aborto, la homosexualidad y la destrucción de la familia tradicional.
  • Introducir a las personas, a través del cine, libros, o las modas; al mundo de la magia, la hechicería y el ocultismo.
  • Combatir al cristianismo; infiltrando, dividiendo, usando o implementando otras religiones y ridiculizando a figuras y personajes importantes del cristianismo.
  • Destruir a la familia tradicional, compuesta por hombre y mujer.
  • Confundir a la opinión pública haciendo pasar lo bueno por malo y lo malo por bueno.
  • Propagar la hipersexualización de los jóvenes y la cultura LGBT, incluyendo los cambios de sexo.
  • Fomentar la cultura del consumismo, la esclavitud laboral y la dependencia del dinero.
  • Utilizar símbolos secretos o discretos en la arquitectura (obeliscos, cuadrículas, serpientes, gárgolas) (Véase: Simbología reptiliana)
  • Utilizar los medios masivos de comunicación y conductas públicas de algunas celebridades (escándalos, símbología corporal, besos en la boca, nalgadas, gestos, modas, atuendos, etc.) para rendirle culto al "ser supremo" para el que trabajan.