cristiano, cristiana

Es aquella persona que intenta seguir a Cristo (Jesús) y su doctrina; que trata de vivir y poner en práctica los preceptos del Evangelio que predica y que está dispuesto(a) a obedecer. Un cristiano verdadero es aquel que acepta y reconoce a Jesús como el único camino para alcanzar la salvación eterna.

Es un error que se le llame religión al cristianismo. El cristianismo no es una religión, o una religión más, como tantas que ha habido desde hace miles de años. Jesucristo no vino a fundar una religión o a competir con otras religiones, sino que vino a revelarse a sí mismo como La Única Verdad, que aunque no sea aceptada por todos los seres humanos, sí es reconocida por los verdaderos cristianos, los que forman parte de la iglesia fiel y primitiva. "Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie llega al Padre sino por mí.", Juan 14:6

Si nos apegamos a éste concepto, nos daremos cuenta que casi todas las religiones que hay en el mundo (a excepción del Judaísmo) como el islam, el budismo, el hinduísmo, etc., han sido creadas, infiltradas, distorsionadas o manipuladas por los demonios, casi desde el principio de la humanidad.

El cristianismo no compite con otras religiones. Son las religiones que se llaman a sí mismas "cristianas" las que compiten entre ellas, intentando ocupar una figura que no les corresponde; como es el caso de la iglesia católica, que se llama a sí misma "Sucesora de Cristo y de los apóstoles". Como si Jesucristo hubiera vendido indulgencias, se hubiera paseado en avión o en Papamóvil, se hubiera protegido con la Guardia Suiza, o hubiera instituido un banco para "lavar" dinero (Banco Vaticano).

No hay que olvidar que los demonios siempre han querido ocupar el lugar que sólo a Jesucristo le corresponde, y anticipándose a su primer venida, han hecho todo lo posible por hacerse adorar para confundir y apartar a la humanidad de su Creador.

Nuestro Señor Jesucristo, al venir al mundo hecho hombre, vino a revelarse como la Única Verdad, y a "destruir" el reino de engaño que Satanás y los demás ángeles caídos habían venido construyendo desde hace miles de años a través de las distintas religiones.

Son muchas las personas, iglesias y sectas que se dicen cristianas: católicos, ortodoxos, protestantes, etc. cuando en realidad o en la práctica muy pocas lo son; por no decir ninguna. (Véase: Testigos de Jehová, Luz del mundo, Iglesia Universal del Reino de Dios, Adventistas, Luteranos, Mormones, Pentecostales, Bautistas, etc.)

Por tanto, ser religioso no es lo mismo que ser cristiano. Ser religioso no es malo, porque en el fondo implica una búsqueda espiritual y personal del ser humano hacia su creador. Pero cuando no se conoce o no se tiene presente a Jesucristo se corre el riesgo de rendirle culto a un ser equivocado, cosa que aprovechan muy bien los demonios.


Véase tambien: Pseudocristiano