Influyentismo

Es la capacidad que tienen algunas personas (políticos, empresarios, religiosos, etc.) para obtener privilegios injustamente. Un influyente nunca es perseguido por la justicia, ni siquiera investigado. La impunidad y la falta de rendición de cuentas es su principal característica. Las leyes no tocan a una persona influyente. Se puede robar o burlarse de cualquier ley con total tranquilidad si se es una persona influyente.

Con esa figura se puede alcanzar las metas deseadas, ya que el influyente, con su palabra o firma, otorga jugosos y millonarios contratos con los que habrá de tener todos los recursos para dar, compartir y "repartir", surgiendo el negocio de negocios; y es cuando el favorecido corresponde, dándole a su protector la comisión o moche.

La única arma que tiene la sociedad civil para acabar con el influyentismo y la impunidad es procurar la justicia por mano propia.