Pseudocantante

Claramente despectiva es esta palabra, que se usa para definir peyorativamente a ciertos "artistas" que se ganan la vida como cantantes, pero que se considera que realmente no tienen esa categoría profesional porque no cuentan con buena voz, no saben cantar, desafinan, desagradan, son de mal gusto, carecen de talento, etc.

Muchos de estos "cantantes", para poder triunfar en el mundo artístico, tienen que trabajar para los grandes poderes económicos a través de los medios de comunicación masivos, los que a su vez están controlados por la élite satánica masónica illuminatti.

Al carecer de talento, su labor principal consiste en escandalizar, distorsionar el arte, hacer gestos y símbolos con la lengua o las manos, taparse un ojo, tatuarse, teñirse el cabello de colores raros, etc. A estos individuos se les conoce como "Programados".